El disparador fue el resultado de una reunión que tuvo como protagonista al ex ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, y a referentes del sector público y privado de la Patagonia, en los cuales se consideró la escasa percepción que existe en la sociedad sobre el turismo como actividad económica, conclusiones que fueron quedando tras un intenso debate en el cual se habló de atacar de plano la problemática de la turismofobia, con políticas claras de concientización con la sociedad y de inclusión con los actores directos e indirectos de los servicios turísticos y hacer comprender que no habrá un turismo post pandemia sin antes tener que transitar por una etapa de turismo en convivencia con el virus.

El ex ministro de Turismo de la Nación, Enrique Meyer, por su experiencia en el área, que en doce años de gestión debió enfrentar algunas vicisitudes como la pandemia de la Gripe A, el drama de la ceniza volcánica y el ordenamiento del turismo estudiantil, es consultado de manera permanente por distintos actores que conforman la actividad; de esta manera accedió a mantener una reunión vía zoom con referentes del sector público y privado de las provincias de Tierra del Fuego, Chubut y Río Negro, visiblemente preocupados por la crisis actual y el futuro inmediato.

La neo turismofobia como protagonista

La turismofobia es un fenómeno que ha comenzado a llamar la atención de algunos antropólogos y ha sido motivo de investigación y análisis de muchos de ellos; su término hace referencia al resultado ocasionado por el desborde que sufren algunos destinos turísticos, cuya falta de planificación y control, queda expuesta a raíz de las grandes concentraciones de turistas que llegan a esas ciudades, provocando una serie de problemas que agobia a los habitantes del lugar.

Si bien la turismofobia nace como término en Europa, y se desata con cierta furia en lugares como Barcelona, San Sebastián y Venecia, entre otras; la Covid-19, está haciendo que se disperse por el mundo tan velozmente como el mismo virus y la transforme en una especie de «pandemia» a la cual hay que darle rápido tratamiento. En nuestro país, por ejemplo ya se está dando en algunas ciudades, netamente turísticas que sus habitantes -los que no viven directamente de esa actividad- rechazan la posibilidad de abrir sus puertas por miedo a los contagios, ellas son para mencionar solo algunas: Mar del Plata, Bariloche y Ushuaia.

Brindar la mayor seguridad posible a propios y visitantes

Meyer explicó la propuesta de avanzada que se hizo a través de la Comisión de Turismo del Instituto Patria, cuando el secretario de Turismo de Villa Gesell, Emiliano Felice junto al intendente Gustavo Barrera, plantearon la necesidad de conformar un Protocolo de Calidad Sanitaria para el sector hotelero, gastronómico, de balnearios y esparcimiento. Esto generó que el municipio bonaerense fuera el primero en activar Directrices de Calidad Sanitaria, a nivel nacional, lo que marcó un antes y un después para el sector en esta materia en medio de la crisis desatada por el coronavirus.

La idea principal es la de concientizar a los ciudadanos y por que no a los gobernantes de la importancia del turismo como actividad económica, una provincia puede afectar sus finanzas y desatar una crisis de pago, en la cual toda su población o la mayoría se puede ver afectada, y destacar que detrás de un empresario hotelero y gastronómico, de un operador receptivo o de un operador de cruceros, hay cientos de miles de puestos de trabajo.

En este sentido es necesario hablar de un o una recepcionista, mozo, mucama, chofer, guía, trabajador portuario, técnico en turismo, o un cocinero, que vive de la actividad y consume en el lugar, paga impuestos y hacer girar la rueda de la economía para que el docente, el personal de seguridad y el empleado estatal puedan cobrar sus salarios en tiempo y forma, y que a su vez todos puedan consumir alimentos, vestirse, y realizar actividades de esparcimiento. Así es el engranaje y también el problema cuando el motor impulsor comienza a fallar. Lo mismo ocurre si lo transportamos a nivel municipal o global a nivel país.

La etapa previa al turismo post pandemia

Hay frases que por mas que se repitan hasta el cansancio no lograrán revertir la realidad; hay funcionarios y empresarios que plantean un turismo post pandemia, sin tener la precisión de cuando va a terminar ni que consecuencias dejará en el ámbito nacional, regional e internacional.

¿Como vamos a hablar de la recuperación de la economía y la generación de divisas por turismo internacional, cuando desde hace varios años y excepto en diciembre de 2019, la balanza de turismo en ese aspecto es negativa para nuestro país? (hablando en criollo son mas los argentinos que viajan al exterior que los que nos visitan).

¿Porque debemos escuchar la burrada (perdonando la expresión) de armar corredores con destinos libres de Covid-19 y «burbujas de conexión» -frase hecha y tediosa que está en boca de los que menos saben de la actividad- cuando ya quedó demostrado que ante la mínima apertura los casos se disparan y así tuvieron que retroceder lamentablemente con acciones como «Jujuy para los jujeños» y la vuelta a fase uno en varias provincias y municipios que parecían «impermeables» al virus

La confusión es grande y algunos se empecinan en confundirnos mas todavía. Aseguran que el nuevo turista elegirá destinos al aire libre como si algún destino tuviera techo; explican como una ciencia oculta el turismo de cercanía, cuando el foco de los infectados está en el AMBA, es decir mas de la mitad del mercado emisor del país estará visto como si se tratara de la isla de los leprosos y sin embargo repiten el análisis que hace un tecnócrata de la OMT, que está a diez mil kilómetros de distancia y en un contexto totalmente diferente.

¿En que quedamos, se viene un turismo selectivo y exclusivo, o se fomentará el turismo social? porque son dos cosas totalmente distintas. ¿El turismo estudiantil como lo conocimos hasta el año pasado es posible o requiere de cambios esenciales?

No hay turismo de post pandemia, sin tener que atravesar por una etapa de transición, en la cual el turista, el prestador del servicio y la sociedad toda, deban convivir de manera responsable con el virus, y esto fue un tema central de la reunión entre Meyer y los referentes del sector.

Esto es fundamental y para llevarlo a cabo hay que ponerse a trabajar primero en controlar la neo turismofobia, y luego llevar a cabo cada movimiento como si se tratase de la partida de ajedrez mas importante de la historia, ya que mas de un millón de puestos de trabajo están en juego y no todos los panoramas son similares, ni las problemáticas que se presentarán podrán resolverse de manera conjunta.

Brasil y Chile devastados por el virus, Estados Unidos se acerca a los cincuenta millones de desocupados, en Europa ya no se debate si virus si o no, el debate es «si nos morimos por el virus o morimos de hambre», tan literal como alarmante. En Argentina estamos a tiempo, el presidente Alberto Fernández tomó medidas oportunas que evitaron el colapso inmediato del sistema de salud y miles de muertos, pero es necesario seguir fortaleciendo y apuntalando este modelo ante la pandemia y comenzar a evaluar que si la vacuna no aparece pronto será necesario plantearse un turismo en tiempos de coronavirus.

Seguramente después de esta nota empezaremos a escuchar algunas de estas frases que aun no salieron a la luz, y la muletilla será «ataquemos la turismofobia», quizás busquen algún sinónimo para no quedar en evidencia; mas allá de la anécdota debemos comprender que no necesitamos copiar modelos de otros países que se están hundiendo, que muchos los tomaban como ejemplo y hoy vemos como se derrumban inexorablemente. Tenemos capacidad y recurso humano de excelencia para analizar puntualmente nuestra situación y hacerlo solos y bien.

Por Daniel Baroni/ Turismo530

1 Comentario

  1. Interesante análisis. Muy buena la iniciativa de Villa Gesell; pero deberá redoblar el esfuerzo en su promoción, dado que los mismos que “descubrieron” el Turismo al Aire libre, están proponiendo que los turistas extra Mercosur, vengan a nuestro país a disfrutar de las montañas. Y que si buscan playas elijan Uruguay 🤦🏽‍♂️🤦🏽‍♂️.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here