El Consejo Mundial de Viajes y Turismo estima pérdidas superiores a
5,543 mil millones de dólares al PIB global, una caída de 62 por
ciento.

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) elevó de 100 a 197 millones
el número de empleos que están en riesgo de desaparecer en el sector a
nivel global por la crisis sanitaria del COVID-19, que ha prolongado las
restricciones para la actividad turística en ciertos países y regiones
en los cuales se ha controlado la pandemia.

Un nuevo estudio elaborado por el WTTC, advierte de la situación
“devastadora” que enfrenta el sector turístico, en medio de las
restricciones de viajes como resultado de la pandemia de COVID-19.

Gloria Guevara Manzo, Presidenta y CEO del WTTC, afirmó que “nuestra
solidaridad  está con todos los afectados por esta pandemia y con los
que tristemente perdieron la vida, sin embargo no podemos dejar de
considerar el impacto devastador en los millones familias que dependen
de este sector. Este terrible virus ha tenido un impacto socioeconómico
global aplastante, lo que amenaza los empleos de millones de personas
que dependen de un próspero sector de viajes y turismo para su
supervivencia”.

“Desafortunadamente, nuestro nuevo estudio revela la profundidad del
impacto a largo plazo que enfrenta la industria global de viajes y
turismo, si no existen los apoyos necesarios para el sector y las
restricciones de viajes continúan por un período prolongado. En el
peor escenario, las restricciones de viaje prolongadas podrían poner en
peligro más de 197 millones de empleos”, señaló.

Dijo que la recuperación del sector se retrasará debido a las
restricciones severas para los viajes en aquellos países o regiones
donde se ha controlado la epidemia, en uno de los los períodos más
complejos de la historia; los hoteles, los destinos, las agencias de
viajes y otros se verán seriamente afectados por el efecto dominó
económico de las restricciones prolongadas a los movimientos, lo que
lleva a millones de empresas de viajes y sus empleados a la ruina
financiera.

El estudio del WTTC analizó tres distintos escenarios para la
reactivación de la actividad turística, con los niveles de impacto
para la economía y el empleo a nivel global:

En el primer escenario, donde no existen los apoyos requeridos al sector
y las restricciones continuan hasta finales del año, se podrían perder
197.5 millones de empleos en el sector global de viajes y turismo, con
una pérdida de 5,543 mil millones de dólares al PIB global. Mientras
tanto, el número de visitantes mundiales se reduciría en 73 por ciento
para las llegadas internacionales.

En el segundo caso, si las restricciones actuales comienzan a disminuir
a partir del verano para viajes domésticos y hacia julio y agosto para
viajes de media distancia, y desde septiembre para larga distancia, un
total de 121.1 millones de empleos podrían perderse en el sector global
de viajes y turismo, con una pérdida de 3,435 mil millones en el PIB
mundial. Mientras tanto, el número de visitantes globales se reduciría
53 por ciento para las llegadas internacionales y 34 por ciento para las
llegadas nacionales.

En tercer lugar, en el mejor de los escenarios, si existen los apoyos
requeridos y las restricciones comienzan a disminuir a partir de junio,
siempre y cuando los niveles de contagio se tengan controlados, para
viajes cortos y regionales; desde julio para media distancia y desde
agosto para larga distancia, se podrían perder un total de 98.2
millones de empleos en el sector, con una pérdida de 2,686 mil millones
en el PIB mundial. Mientras tanto, el número de visitantes mundiales se
reduciría 41 por ciento para las llegadas internacionales y 26 por
ciento para las llegadas nacionales.

Por lo anterior, el WTTC destacó la importancia del apoyo de los
gobiernos a la recuperación de la actividad turística, para lo cual
formuló una serie de recomendaciones, que incluyen cuatro puntos:

1.-La eliminación de cualquier medida de cuarentena para viajeros y
reemplazar las mismas con “corredores aéreos” a países con
circunstancias similares para estimular el sector de viajes y turismo y
la economía global, así como la eliminación de las advertencias y
prohibiciones de viajes internacionales no esenciales, que evitan la
cobertura de protección del seguro para viajeros.

2.-La adopción de protocolos globales de salud y seguridad, como el
Sello de Viaje Seguro lanzada recientemente por WTTC, para garantizar a
los viajeros que existen medidas mejoradas de salud e higiene y que es
seguro viajar de nuevo.

3.-La implementación de una prueba rápida y una estrategia de rastreo
para ayudar a contener la propagación del virus, al tiempo que permite
a las personas viajar de manera responsable en su país y el extranjero.

4.-Una colaboración mayor y sostenida entre los sectores público y
privado para garantizar un enfoque global coordinado de la crisis.

Finalmente, Gloria Guevara agregó: “La salud y la seguridad de los
viajeros y de quienes trabajan en el sector es la prioridad. Es por eso
que hemos recomendado la apertura de «corredores de viaje» entre países
que han controlado la propagación del virus y han brindado apoyo
inmediato para todo el ecosistema de viajes y turismo. Esto será vital
para impulsar la recuperación económica y reconstruir los medios de
vida de millones de personas «.

Según el Informe de Impacto Económico 2020 del WTTC, durante 2019,
viajes y turismo apoyó uno de cada 10 empleos (330 millones en total),
haciendo una contribución de 10.3 por ciento al PIB global y generando
uno de cada cuatro de todos los nuevos empleos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here